Cómo disminuir los aerosoles en tiempos de Covid-19

Cada actuación (capa) tiene sus propias deficiencias (agujeros). Las estrategias de actuación combinadas reducen el riesgo de infección. Las recomendaciones según las evidencias analizadas son las siguientes:

Usar la mascarilla

  • El uso de mascarilla es una medida muy efectiva para limitar la emisión de bioaerosoles así como evitar la inhalación de los mismos.
  • Usar siempre en espacios cerrados/ambientes interiores independientemente de la distancia a la que esté otra persona. Usar también en espacios exteriores.
  • Cuando se utilicen mascarillas higiénicas, deben estar debidamente homologadas.
  • Hacer un uso correcto, lo que incluye no sobrepasar el tiempo de uso. Es muy importante hacer un ajuste adecuado: cubrir boca, nariz y mentón

Mantener distancia física interpersonal

  • El riesgo de transmisión se reduce considerablemente a mayor distancia, si el local está bien ventilado.
  • La reducción de aforos favorece el mantenimiento de la distancia interpersonal

Reducir la emisión de aerosoles

Disminuir el tono de voz, evitar gritar. Reducir los niveles de ruido ambiental (lugares públicos) para favorecer que se pueda hablar en tono bajo.

Realizar al aire libre el mayor número de actividades posibles. La mayoría de la transmisión se produce en interiores.

Evitar en lo posible los ambientes interiores concurridos y mal ventilados.

Reducir el tiempo de permanencia de ambientes interiores.

Ventilación natural o mecánica de espacios interiores.

  • Los sistemas de climatización deben evitar la recirculación de aire
  • Los sistemas de climatización deben maximizar la entrada de aire exterior
  • Realizar la ventilación natural cruzada para asegurar la renovación del aire interior con aire exterior
  • Evitar flujos de aire entre personas en ambientes interiores mal ventilados que pueden transportar aerosoles emitidos por personas infectadas.
  • Cumplir las recomendaciones de operación y mantenimiento de los sistemas de climatización y ventilación de edificios y locales según la normativa vigente y las Recomendaciones del Ministerio de Sanidad y las organizaciones profesionales
  • Los medidores CO2 pueden ayudar a comprobar si la ventilación es adecuada y deben utilizarse según el criterio de los técnicos de mantenimiento y las necesidades del local o edificio.

Retención de bioaerosoles y purificación del aire.

  • Filtración de aire: usar filtros de aire con la eficacia más alta posible asegurando el caudal de aire recomendado y según las especificaciones del sistema de ventilación.
  • Cuando no puedan aplicarse las medidas anteriores se pueden utilizar sistemas de purificación autónomos con filtros HEPA.
  • Tratamientos germicidas: de forma excepcional y en ambientes interiores donde no se pueda ventilar, filtrar ni purificar el aire, y donde se generen situaciones con más riesgo de transmisión se puede valorar el uso de tratamientos germicidas.
  • De forma general, la ventilación mecánica, la filtración y purificación del aire y los tratamientos germicidas deben realizarse con la supervisión de personal técnico especializado

¡SUSCRÍBETE!

Loading