ARRIESGAR TU VIDA NO ES UNA OPCIÓN

ACTUEMOS ANTES DE QUE SE PRODUCA UNA MUERTE LABORAL

El Ministerio de Trabajo y Economía Social, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el trabajo han presentado el pasado mes de diciembre  el Plan de choque contra los accidentes mortales en el trabajo con el lema de: «Arriesgar tu vida no es una opción».

La principal novedad parte de la utilización del cruce masivo de datos y de la información de un reciente informe sobre siniestralidad para centrar la actuación de la Inspección de Trabajo en sectores y empresas más peligrosas. Es decir, aquellas que presentan una mayor probabilidad de siniestros según los datos.

El objetivo del plan es luchar contra la siniestralidad laboral mortal, reduciendo específicamente los índices de incidencia de esta tipología de accidente y disminuyendo la gravedad de los daños producidos en la salud de los trabajadores.

En España mueren casi dos trabajadores al día. En lo que va de 2021, hasta septiembre, han fallecido 527 personas en accidentes laborales. Después de años de descenso de estas muertes, desde 2013 los fallecimientos aumentaron y los descensos registrados del total de accidentes han sido más leves que en el pasado, por lo que el Ministerio de Trabajo espera que esta nueva hoja de ruta suponga un «punto de inflexión» a la baja.

Las intervenciones del Plan se dirigirán fundamentalmente a «actividades prioritarias,» que son aquellas que presentan mayores índices de incidencia de accidente de trabajo mortal y que además cuentan con un mayor número de personas expuestas, según la información de los años 2017 a 2019 de una investigación del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST).

Estas actividades más peligrosas se encuadran en cuatro bloques principales: sector primario (pesca y agricultura), la construcción (sobre todo de edificios), la industria (principalmente la recogida de residuos) y el transporte por carretera.

Actuar donde ya hay más accidentes.

Las empresas incumplidoras de la normativa en prevención de riesgos laborales, que arriesgan la vida de sus plantillas, se enfrentan a las multas más elevadas que existen en materia laboral. Por infracciones muy graves pueden llegar a los 983.736 euros en el grado más alto, tras el aumento del 20% de las multas que se aplica desde octubre. Además del enfoque de control y punitivo, el Ministerio destaca la actuación preventiva, la que en lugar de sancionar el accidente mortal evita que este se produzca.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp